Me encantan los regalos

Por que son inesperados, sorprendentes…mágicos y porque crean momentos de expectación únicos.

Los regalos son ilusiones para el alma

porque cuando te los haces, cuando los haces y cuando los recibes vuelves a dejarte embargar por tu yo más intimo, tu pequeña yo, la que sonríe y tiembla por descubrir qué será.

Desde muy pequeña he sentido una ilusión tremenda cada vez que se acercaba un cumpleaños, un santo o cuando las Navidades comenzaban a dar paso a los Reyes Magos.

A medida que pasaban los años he ido viendo cómo la gente iba perdiendo por el camino sus ilusiones. Pérdidas que parecen leves en comparación a las circunstancias de la denominada “vida real”,

acorde a la forma de actuar que exige el papel de adulto responsable.

La ilusión nada tiene que ver con caprichos materiales…es permitirme desviarme unos minutos de mi camino, llegar a la playa y aspirar el olor a mar,  poner una canción a todo volumen y bailar con mi hija dejando las prisas para después, salir corriendo a comprarme tres paquetes de fosquitos, fotografiar a mi

pequeña gatita escondida entre la hierbabuena.

Por eso amo la Fotografía Boudoir, para mi es crear una ilusión única para una persona muy especial. Para ti, es un sueño cumplido, un encuentro contigo misma para recuperar sensaciones dormidas, es conocerte, reconocerte y quererte por encima de la “vida real” dejando al descubierto solo lo esencial: lo que late debajo de tu piel.

Los comentarios están cerrados.